John S. White

John S. White

 

Los minerales empezaron a fascinarme desde que mi profesor de octavo (yo tenía 14 años) nos animó a reunir una colección de minerales. Quién sabe, pero si esto no hubiese sucedido quizá yo nunca habría descubierto la maravilla de los minerales. Esta fascinación culminó con mi entrada como mineralogista en el Museo Nacional de Historia Natural (Smithsonian). Me retiré en 1991 (¡hace ya 15 años!) y me trasladé de Washington al campo en donde actualmente reparto mi tiempo entre mis actividades de jardinería y el escribir y revisar artículos relacionados con la mineralogía. Por si a alguien le interesa la mayor parte de mi biografía personal y profesional puede verse en mi Web: www.jwkustos.com

Conocí a Jordi hace ya bastantes años y desde el principio tuve mucho respeto y admiración por su estilo de comercializar los minerales. Él no solo se esfuerza en presentar sus ejemplares de un modo muy profesional, sino que también es muy detallista en dar las informaciones correctas de los minerales que comercializa. Tiene la suerte de tener acceso a muy buenos métodos analíticos, por lo que cuando le es necesario puede obtener resultados muy fiables sobre la naturaleza química y estructural de los minerales que le ofrecen dudas. No recuerdo cuando empecé a recibir noticias de los minerales que él presentaba en su Web, pero sí recuerdo que desde el principio la observé muy interesado.

La gente que me conoce sabe que soy terriblemente crítico, especialmente en lo que se refiere a la literatura relacionada con la mineralogía. Algunos incluso me consideran un “grano en el culo”, pero a mí me gusta ser (y que los demás sean) muy cuidadoso con lo que se escribe, y, sobretodo, disfruto escribiendo y revisando textos. Por tanto, ¿cómo resistirme a ofrecer mis consejos a Jordi? más teniendo en cuenta que yo creía que esto ayudaría a los visitantes de su Web a comprender mejor sus textos, ya que su inglés aunque razonablemente correcto, a veces no es lo fluido o comprensible que sería necesario. Jordi aceptó encantado mi oferta y desde hace dos años trabajo felizmente con él revisando sus textos. Este hecho ha contribuido a que profundizásemos nuestra relación, lo que aparte de producirme una gran satisfacción, ha incrementado también mi respeto por el trabajo de Jordi.

John S. White

Volver a la página del décimo aniversario